Con 112 años, un extremeño de Bienvenida es el hombre más viejo del mundo