Se frena la fuga de capitales en España