El frío, el perfecto aliado del virus de la gripe A