El fútbol, el nuevo opio del pueblo