Un pueblo murciano distribuye 120.000 albóndigas entre sus visitantes