Un gato vive con una flecha que le atraviesa la cabeza