Las grandes fortunas del mundo de la Fórmula 1 se mudan a Suiza por su fisco