El guardia de La Manada no incumplió la medida cautelar