El guardia civil asesinado en Granada recibió un tiro con su propia arma