La ilusión óptica de la que los niños de 7 años están a salvo