“Lo más importante es saber si los inversores aún quieren comprar deuda española a largo plazo”