La ingesta inadecuada de líquidos puede conllevar alteraciones de la actividad cognitiva