Las llamas siguen arrasando el estado de California: solo el 30% está controlado