Así es un incendio por dentro