La infanta Elena, con el Waka-waka