Cerezo insiste en que, pese a la suspensión cautelar, “la sanción de la FIFA es injusta”