Largas colas en el Vicente Calderón por conseguir entradas para la final de Milán