Nuevo episodio de violencia en el fútbol brasileño