Djukic afronta el duelo ante el Athletic de Bilbao sin presión, pero con ambición