El Barça, rumbo a Florencia