El Real Madrid renuncia a tirar la toalla