El refugiado zancadilleado por una periodista húngara debuta como entrenador