Sol, cielo despejado y la llama olímpica en lo alto, primer día en Sochi