Un pensativo Piqué llega al aeropuerto de Barcelona