La selección española quiere olvidar la polémica en Guinea Ecuatorial