El BCE toma medidas para que fluya el crédito en la economía real