España pierde en facturas médicas sin cobrar 1.000 millones de euros al año