El G-20 quiere aparcar la austeridad e incentivar el crecimiento