El G-8 negocia un acuerdo comercial histórico