El Tesoro aprovecha las mejores condiciones de financiación con una subasta sorpresa