“La banca tiene menos miedo”