El 36% de los directivos aceptaría prácticas poco éticas para proteger su empresa