La caída de la economía obliga al Gobierno a revisar sus previsiones para el 2013