Los grandes bancos se capitalizan sin ayudas públicas