Las grandes empresas no necesitan a los bancos para financiarse