Las grandes riquezas españolas, conservadoras en las inversiones