Los inversores podrían ver menos riesgo en España