“Aún no ha llegado la confianza de los inversores en los bancos”