"Las previsiones del Banco de España no las habían puesto ni la Comisión Europea"