La reforma fiscal beneficia más a las rentas muy altas que a las medias