“La rentabilidad de las letras del Tesoro empieza a ser competitiva”