Los ingleses celebran el pase