Los líderes de la ALBA defienden a Cuba y se pronuncian contra la OEA y EE.UU.