La masacre de Connecticut, una madre amante de las armas o una ley permisiva