Agricultores europeos perderán de 1.000 a 3.000 millones