Albert Rivera marca la agenda política en España con su polémico viaje a Venezuela