El secuestro de Ingolstadt concluye con los rehenes ilesos y el asaltante herido leve