La familia de Alexander, el único identificado de los 43 estudiantes, llora en silencio