Grecia llega al fin de semana asomada al abismo económico