Syriza, un gobierno sin mujeres